Por fin se parte, después del largo y frío invierno, ¡es hora de unas merecidas vacaciones! ¿Qué mejor que tomarse un descanso de la vida cotidiana con un viaje? Nada que pensar, sin embargo, hasta las expectativas más agradables pueden verse truncadas por un intestino irregular que puede unirse a nuestro viaje.

El cambio de hábitos cotidianos suele provocar la alteración del equilibrio de la flora bacteriana intestinal, que, en el corto espacio de tiempo de las vacaciones, no tiene tiempo de adaptarse a las características típicas del lugar que se visita y puede convertirse en la causa de molestos trastornos intestinales.

Trastornos Intestinales: lento

Habéis llegado a vuestro destino, cargados de energía para empezar las muchas actividades que habéis programado, pero… ¿qué pasa? Vuestros intestinos deciden volverse perezosos.

¿Se han estropeado las vacaciones? ¡No! La dificultad para evacuar y la consiguiente pesadez y tensión abdominal pueden provocar nerviosismo, irritabilidad y disminución del apetito. Sin embargo, hay varias medidas, especialmente en la mesa, que se pueden tomar para intentar combatir esta molestia.

Alimentos amigos y enemigos: la CIRUELA

No deben faltar las frutas y las verduras, pero no son suficientes, los alimentos amigos incluyen también el yogur enriquecido con probióticos, las legumbres, los cereales, la pasta y el pan integral.

También es importante reponer los líquidos perdidos por las altas temperaturas bebiendo al menos dos litros de agua al día, especialmente durante las horas de más calor. No sólo eso, el ejercicio es también un excelente aliado que estimula el peristaltismo intestinal y favorece la evacuación.

El zumo de ciruela es capaz de favorecer el equilibrio de la flora intestinal, gracias a la presencia de fibras con acción prebiótica. El efecto es mayor cuando se combina con fibra y lactulosa.

Evacuaciones frecuentes: SOS probióticos y minerales

Mientras tomas el sol sientes un pinchazo terrible en el vientre y… tienes que correr al baño. Caminas disfrutando del paisaje montañoso y de repente tu único pensamiento es buscar un arbusto.

¿Qué está pasando?  El estrés de la partida, la fatiga del viaje, el cambio de clima y la alimentación diferente pueden provocar un aumento de la frecuencia y de la fluidez de las evacuaciones durante los primeros días de descanso. Frecuentemente se denomina “condición del viajero“.

Es una molestia incómoda, sobre todo si estamos lejos del baño de nuestra casa. Esto da lugar a una gran pérdida de líquidos y sales minerales que deben reponerse inmediatamente, sobre todo durante el periodo estival, en el que normalmente se produce una mayor pérdida de agua.

En estos casos es fundamental reducir la ingesta de fibra y elegir preferentemente alimentos como el arroz, las patatas, los frutos secos y las harinas con levadura, como los crackers y los colines.

En estas situaciones es importante apoyar la flora intestinal y reponer las sales minerales perdidas durante la evacuación.

Es posible amortiguar la situación de emergencia con suplementos a base de probióticos. Los que aportan más de 20.000 millones de ufc al día, en combinación con vitaminas y minerales, son especialmente útiles.

¿Cómo tener un intestino amigo en vacaciones?¡actuar con antelación!

He aquí algunas reglas sencillas para tratar de prevenir los trastornos intestinales durante las vacaciones:

  • Intentar reducir el estrés previo a la partida en la medida de lo posible;
  • Procurar no alterar drásticamente los hábitos alimentarios;
  • Evitar los alimentos que puedan aumentar la producción de gases en el estómago (alimentos crudos, fermentados, bebidas carbonatadas);
  • Preferir bebidas embotelladas selladas;
  • No se recomienda añadir hielo a las bebidas, ya que puede haber riesgo de contaminación microbiológica en el agua utilizada;
  • Reservar tiempo para la actividad física incluso durante las vacaciones;

A menudo es útil, por consejo de un profesional, tomar productos específicos para la flora intestinal. Los prebióticos y probióticos pueden ser un importante aliado tanto en la preparación de la partida como durante la estancia.

 

Curado por la Dra. Chiara Facchinetti